¡Conozca acerca del Soporte de Hortalizas!

Mejore sus cultivos con las técnicas de soportes de hortalizas

Mantener los cultivos en su máximo de producción es una de las metas de mayor importancia en la agricultura, por ello con el tiempo se han desarrollado diversas técnicas que permiten facilitar este requerimiento, entre ellas se encuentra el uso de soporte de hortalizas, a manera de facilitar el desarrollo y mantenimiento de nuestras plantas.

Hortalizas envaradas en el campo
Existen diversas técnicas que permiten facilitar el requerimiento de el uso del soporte de hortalizas.

Los soportes de hortalizas son elementos que permiten como su nombre lo indica dar un apoyo a la planta cultivada, permitiendo su desarrollo eficaz y saludable. Como se ha visto, varios de nuestros cultivos presentan frutos de gran peso en comparación al tamaño de la planta (Curcubitaceas, Solanaceas, etc.) lo cual puede terminar perjudicando a la misma, con un soporte de hortalizas como una malla espaldera dichas plantas pueden encontrar una estructura que cargue con parte del peso de sus frutos evitando su colapso, inclusive, para aquellas que poseen zarcillos en sus ramas o tallos volubles (específicos de plantas trepadoras) un buen entutorado puede permitir un crecimiento organizado resultando en el mejoramiento de la producción.

Plantas de hortalizas envardas
Los soportes de hortalizas permiten dar apoyo a las plantas permitiendo que esta tenga un desarrollo eficaz y saludable.

¿Por qué utilizar un soporte de hortalizas en nuestros cultivos?

En principio podemos pensar que con un sistema de cultivo básico mantenemos una producción satisfactoria, y lidiamos con los problemas como enfermedades y plagas sin mayor preocupación, sin darnos cuenta que existen maneras mucho más eficaces de llevar a cabo la actividad agrícola, es aquí donde introducimos una de estas maneras. Anteriormente mencionamos algunos casos particulares en donde el soporte de hortalizas juega una función específica con el fin de entrar en contexto, sin embargo no son los únicos beneficios que trae su uso.

El sistema de cultivo con soporte de hortalizas surge como una respuesta a ciertos inconvenientes encontrados en los sistemas de cultivo básicos, en primer lugar permiten una estructuración organizada de las plantas, permitiendo que cada una de ellas disponga de un espacio delimitado pero eficiente, donde generalmente se fomenta el crecimiento en vertical, logrando evitar la competencia por el espacio entre plantas de un mismo cultivo, y a su vez ¡la organización beneficia a los productores!, ya que facilita la obtención del producto requerido sin ejercer una manipulación excesiva de la planta que pueda conllevar a la alteración de su desarrollo, además de reducir el gasto operativo.

El crecimiento en vertical que se genera por el uso del soporte permite distanciar a la planta del suelo, se ha visto que con esto la producción de flores y la tasa de polinización aumentan.

Por otro lado al separar gran parte del cuerpo de la planta del suelo se genera una mejora en la aireación del cultivo además de promover una mejor exposición al sol, estas nuevas características evitan tanto el contacto como la tasa de infección de una gran cantidad de fitopatogenos, especialmente de hongos que tienen propensión a crecer en lugares húmedos, las ventajas que esto ofrece es que se disminuye el uso de agroquímicos, si sus plantas crecen sanas no hay porque utilizar pesticidas.

Como puede ver son muchas las ventajas que confiere utilizar un sistema de soporte de hortalizas, pero siempre crece la duda de si este tipo de sistemas tendrá un precio elevado, y la verdad es que no es así, las herramientas para el soporte de hortalizas son de bajo coste y viendo los beneficios que traen estas herramientas es mejor considerarlas como ¡una gran inversión en la producción y eficacia de sus cultivos!.

Ahora bien, al existir una gran variedad de herramientas en lo que respecta al soporte de hortalizas, es importante realizar una clasificación según el tipo de material a utilizar, de esta manera las separamos en dos tipos a gran escala, aquellos que utilizan material plástico y los que utilizan rafia.

La rafia agrícola es una herramienta poco utilizada hoy en día para el soporte de hortalizas debido a su corta durabilidad y propensión a humedecerse y aumentar la posibilidad de contagio por hongos. Mientras que las mallas, anillos entre otras herramientas utilizadas como soportes de hortalizas a base de plástico tienen la ventaja de ser más duraderas, además de promover la asepsia del cultivo al no retener la humedad ni proporcionar una superficie orgánica donde se reproduzcan patógenos. Otra de las ventajas que este material ofrece es su capacidad de reutilización, de modo que uno solo de estos artículos puede servir para varias cosechas.

Malla espaldera hortomallas instalada en campo de hortalizas
La rafia agrícola ya no se usa para el soporte de hortalizas debido a que se humedecía demasiado fácil y a su corta durabilidad.

¿En qué tipo de hortalizas se pueden usar estas técnicas?

Considerando que con hortalizas nos referimos a la gran mayoría de vegetales cultivables que se consumen como alimento, se podría decir que las técnicas y herramientas se pueden utilizar en todas ellas, debido a que como se ha explicado los beneficios que conlleva la aplicación de estas no están orientados a cultivos sumamente específicos.

Aun así lo más común es utilizar estos métodos en plantas herbáceas de naturaleza trepadora, por su misma tendencia a crecer siguiendo los patrones de las mallas, dentro de estas destacan plantas como los pepinos y demás miembros de las cucurbitáceas, por otro lado también encontramos el uso de anillos de tutoreo y malla espaldera en beneficio de cultivos de tomates, berenjenas, entre otras solanáceas, estas herramientas brindan un apoyo considerable a la hora de distribuir el peso del fruto y evitar que la planta colapse.

Malla espaldera hortomallas dando soporte a las plantas de hortalizas
El uso de anillos de tutoreo y de la malla espaldera brindan un apoyo considerable al fruto y a la planta para evitar que colapse.

¿Existe algún requerimiento para utilizar los soportes de hortalizas?

No realmente, la gran diversidad de técnicas y herramientas que existen para el soporte de hortalizas permite que el agricultor escoja el que más le convenga, todos estos métodos no están restringidos a espacios ya que pueden ser moldeados o diseñados a gusto, pueden ser empleados tanto en cultivos a campo abierto así como en invernaderos, su eficacia sigue siendo intachable. La instalación por su parte tampoco exige una alta comprensión del sistema, ni un manejo especializado, ya que tanto su diseño como instalación son de carácter sencillo y amigable con el productor, esto también aplica a su desinstalación.

Así los sistemas de soporte de hortalizas contribuyen en gran medida al mejoramiento de la producción y calidad de los cultivos, sin duda alguna la adopción de estos nuevos métodos genera grandes beneficios tanto a los productores como a sus plantas, de este modo invitamos a informarse acerca de los métodos y experimentar con los que sean de su mayor agrado.

Soporte de Hortalizas
El soporte de hortalizas contribuyen en gran medida al mejoramiento de la producción y calidad de los cultivos que genera beneficios.

Atar hortalizas: razones por las que el atado de hortalizas es beneficioso para la cosecha.

Atado de pimientos, atado de tomates con mallas plásticas para incrementar la producción de hortalizas.

Atar hortalizas: todas las plantas que tienen la tendencia a crecer en vertical – plantas trepadoras – necesitan un soporte para que se desarrollen correctamente.

El atado de tomates y el atado de pimientos son prácticas muy comunes. Sin embargo también se pueden aplicar soporte y atar hortalizas de otro tipo: frijoles, melones, sandías, ejotes, berenjenas, entre otras.

cultivos entutorados con estacas
La práctica del atado de tomates puede aplicarse también en varios tipos de cultivos.

Atar hortalizas genera muchas ventajas. Entre ellas en primer lugar permite ahorrar espacio para la producción y sacar mayor provecho de una misma superficie. Por otro lado las operaciones de poda y cosecha son más fáciles. Así también se verifica un ahorro de mano de obra.

Método basado en palos y rafia

Tradicionalmente el atado de hortalizas, así como el atado de pimientos y de tomate se realizaba utilizando palos enterrados al lado de la planta. A continuación se iba atando la planta con rafia. Conforme vaya creciendo el tallo y las ramas hay que seguir manteniendo el proceso de amarrar los nuevos brotes. Hay que utilizar muchos palos de soporte y se necesita colocarlos en cuanto se haga el trasplante de la plántula para no dañar las raíces.

estacas utilizadas para el soporte de plantas
El uso de la rafia actualmente no es muy efectiva en comparación con otros métodos.

El método que utiliza palos y rafia para amarrar las plantas requiere mucho trabajo porque constantemente hay que intervenir manualmente.

Hay que utilizar mucha rafia o cuerda teniendo el cuidado de no hacer mucha presión cuando se ata alrededor de la planta porque se puede causar asfixia y parar el crecimiento.

HORTOMALLAS: sistema avanzado de soporte de hortalizas

Un sistema mucho más rentable que  atar frijoles, guisantes, pepinos, tomates y melones es la malla plástica HORTOMALLAS. Su diseño con amplias aperturas de forma cuadrada permite que las plantas se apoyen de forma natural a la estructura creada por la malla.

red espaldera colocada en campo de cultivo
La malla plástica de HORTOMALLAS ofrece un resistente soporte para sus cultivos.

Para su instalación es suficiente disponer de palos que se colocan a una distancia tal de mantener la estructura bien erecta. En ocasiones se recomienda asegurar la estructura con cables de anclaje, sobre todo cuando se prevé una cosecha de grandes dimensiones, como es el caso de los melones y las sandías. Las mallas que son disponibles en rollos de fácil manejo se fijan rápidamente a los palos, por medio de cintillos de plástico.

No requieren continuas ataduras y amarres peligrosos para las plantas. De hecho funcionan como soporte desde el momento de su instalación, sin necesidad de estar guiando mecánicamente las ramas y los tallos.

Esto comporta beneficios para la salud del cultivo. Es preferible no tocar con las manos las plantas porque sin querer se pueden transmitir enfermedades, especialmente Virus contagiosos.

Atar hortalizas con rafia

método scrog aplicado en cultivos
En comparación con la malla HORTOMALLAS brinda mas beneficios a tus cultivos en comparación con el uso de la rafia.

Evitando atar hortalizas con rafia y aplicando las mallas plásticas HORTOMALLAS se obtiene una cosecha más abundante. Las plantas se mantienen más erectas y no tocan el suelo. Este riesgo existe sobre todo cuando los frutos son muy pesados y pueden llegar a colgar de las ramas hasta entrar en contacto con el terreno húmedo. En estas circunstancias el fruto puede mancharse o incluso marchitar por la facilidad con la cual los hongos y las bacterias atacan. La calidad de los frutos también aumenta – la cosecha es de dimensiones mayores, se verifican menos desperfectos y es más fácil recolectarla.

Ventajas del uso de mallas plásticas

Observaciones en campo han demostrado que las hortalizas cultivadas gracias al uso de HORTOMALLAS están sujetas a un menor riesgo de pudrición en el almacenamiento. Además obtienen una mejor cobertura cuando se aplican los fungicidas. También se ha registrado que el follaje y los frutos se secan más rápidamente después de las lluvias.

cultivos entutorados con sistema de soporte
La malla HORTOMALLAS ayuda a tus cultivos a evitar el estrés y la presencia de enfermedades patógenos.

Es una técnica que se puede utilizar tanto con las especies determinadas, como con las semi-determinadas y las indeterminadas.

Las ventajas del entutorado con mallas plástica HORTOMALLAS  lo convierten en una técnica muy popular que se puede utilizar para cualquier hortaliza.

Cultivar las plantas con un sistema de soporte las mantendrás fuera del terreno y del camino. Por lo tanto habrá menos riesgo de pisarlas.

Atar hortalizas tiene la ventaja que los frutos sean más fáciles de encontrar. Así se acelera y mejora la fase de la cosecha.

Las plantas que vienen entutoradas en mallas se pueden cultivar a una densidad mayor que las que se desarrollan al suelo, ya que pueden utilizar el espacio vertical sobre la planta, en lugar de crecer en horizontal, lo que optimiza el rendimiento.

sistema de estacas entutorando cultivo
Las plantas entutoradas con la red HORTOMALLAS optimiza y mejora el resultado de tus cultivos.

Atado de tomates

El atado de tomates es especialmente importante, porque son un cultivo sensible a muchas enfermedades. Mantener las plantas lejos del suelo reduce la exposición a patógenos favorecidos por la humedad del suelo. Por consecuencia el  follaje resultará más saludable. Especialmente el flujo de aire mejora sensiblemente alrededor de las plantas en espaldera. La adecuada ventilación mantiene el dosel más seco y menos vulnerable a las enfermedades fúngicas. Este aspecto es especialmente crítico en las variedades indeterminadas que producen un abundante follaje.

Por estas razones, la mayoría de los cultivos de tomates frescos utilizan HORTOMALLAS.

Prevenir los Virus que atacan los pimientos y los tomates. Atar pimientos y atar tomates

Los virus pueden causar importantes pérdidas en la producción de pimientos y tomates. Evítelos aplicando el sistema HORTOMALLAS.

Virus comunes cuya incidencia se reduce si se aplica el sistema de soporte adecuado a los cultivos.

El Virus del mosaico del pepino (Cucumber mosaic virus), el Virus del mosaico del tabaco (Tobacco mosaic virus). El Virus del mosaico del tomate (Tomato mosaic virus) y el Virus del bronceado de Tomate (Tomato spotted wilt virus).

Atar hortalizas
El sistema de red HORTOMALLAS es una red muy resistente y durable, siendo la opción ideal para brindar soporte a tus cultivos.

Ya que es muy difícil combatir un Virus cuando ya está propagado, es recomendable actuar previniendo su aparición en el cultivo.

La malla plástica provee un apoyo firme y durable.  Además cubre el entero desarrollo de la planta, ya sea de tipo determinado o indeterminado. Así una vez instalada, no requiere que los agricultores estén interviniendo entutorando los tallos y las ramas.

De esta manera se reduce significativamente el riesgo de transmisión de Virus desde las manos de los operadores al cultivo. De hecho los Virus que se transmiten por contacto, frecuentemente se expanden por medio de las manos. Utilizar HORTOMALLAS permite mejorar las condiciones fitosanitarias de los cultivos.

Cómo construir un huerto urbano PARTE 1

Mi huerto urbano PARTE 1

Construir un huerto urbano propio, es la mejor forma de cultivar nuestros alimentos vegetales libres de fertilizantes y plaguicidas. Ya comenté en otra ocasión que mi casa  disponía de un pequeño jardín de unos 20 metros cuadrados aproximadamente y que no le encontraba sentido el tener ese pequeño trozo de terreno plantado de césped, sin ningún aprovechamiento útil, el cual  no me enseñaba nada ni tampoco podía hacer nada en él.
Las dimensiones del terreno son  4,4 x 4,4 metros. Estos son 19,36 m2. Se trata de un cuadrado orientado Sureste-Noroeste. Buena orientación.

Mi huerto urbano. ¡Manos a la obra!

Lo primero que tuve que hacer fue arrancar un Ficus de considerables dimensiones. Estos árboles se caracterizan por tener gran cantidad de raíces y estas son bastante profundas. Resultó costoso.
A continuación, había que arrancar todo el césped, procurando que no quedaran raíces, para que no volviera a salir. El terreno estaba bastante duro ya que se ha estado pisando durante 20 años. Había que profundizar “cavando” unos 30-40 cm. para romper la capa dura de tierra.
Eliminado el césped y algún que otro arbusto que también había en la parcela, se procedió a nivelar el terreno, retirando tierra de unas partes y depositandola en otras.
La altura del “bancal” (*) se rebajó en unos centímetros por debajo de las aceras que rodeaban el mismo, con el objeto de que, al llover o regar, el agua no saliera de la tierra hacia la acera. El bancal siempre debe estar mas bajo que el terreno que le rodea.
Durante este proceso de nivelación se incorporaron unos 10 sacos de 25 kg. de arena fina, la que venden en almacenes de construcción, es muy barata, el objeto era suavizar la tierra, también se incorporaron varios sacos de substrato y otros varios de estiércol muy hecho, procurando que estos quedaran bastante superficiales.
Ya teníamos el terreno labrado, nivelado y abonado, (todas estas operaciones se realizaron en el mes de Febrero), ahora procedía diseñar el huerto urbano, asunto bastante delicado y muy importante, porque de su diseño va a depender como funcione durante toda la temporada, ya que es muy difícil introducir modificaciones cuando las “tablas”(**) están plantadas, aunque en mi caso y pese a la dificultad, he tenido que hacer modificaciones sobre la marcha de los cultivos, como ya veremos más adelante.
Partimos de la idea fundamental de que en un huerto necesitamos tener bien definidos los bancales para plantar y los pasillos para poder circular por el huerto sin tener que pisar los terrenos de cultivo. Esto es fundamental: no pisar las tablas, para que no se apelmace la tierra, esta debe estar, siempre, esponjosa y bien aireada, sobre todo para que raíces, agua y nutrientes “circulen” por ella sin dificultad.
Otras dos ideas fundamentales son aprovechar el terreno y dimensionar las tablas de la forma mas óptima a las necesidades de los diferentes cultivos que se van a desarrollar en ellas.
Optamos por 4 bancales de 80 cm. de ancho y de largo toda la parcela ( 4,4 metros), orientados Sureste-Noroeste, con pasillos entre bancales de 40 cm. de ancho y de la misma longitud que los bancales.
Por entre cada dos bancales un pasillo, esto nos suponen 3 pasillos. La separación entre bancal y pasillo la realizamos con tablas de madera de 4x12x120 cm. Poniéndolas de canto. Para sujetarlas mejor al terreno les clavamos unos clavos de 15 cm. de largo por cada metro de tablón, realizamos una pequeña zanja en la que clavamos los tablones, colocando previamente un poco de masa de mortero, (cemento + arena + agua), donde se van a introducir los clavos en la tierra, con el fin de que el tablón, que ha sido colocado de canto, tenga mejor sujeción. Usando nivel y martillo de goma se clavan las tablas, perfectamente niveladas, unos 7 cm. quedando por tanto 5 cm. sobresaliendo del terreno, presionamos la tierra firmemente contra los laterales de los tablones y cuando se ha secado el mortero, estos quedan firmemente sujetos.
Los pasillos se han cubierto de arena fina, nivelándola muy bien, y sobre la arena se han colocado unas placas de tablillas 40×40 cm. que nos permite andar por los pasillos de forma cómoda, y aunque haya llovido, el pasillo se encuentra seco.

 

¡Uso de mallas para una hortaliza envarada!

Novedades para hortaliza envarada en casa o campo.

 

Diferentes hortalizas
Ejemplos de hortalizas

Tener una hortaliza envarada es ideal para nuestro huerto. Las hortalizas son un conjunto de plantas que se consumen a nivel mundial por su atractivo contenido nutricional en vitaminas, proteínas y minerales. Las hortalizas se cultivan en todo el mundo ya que representan una gran importancia en el mercado agrícola, puesto que tienen un alto valor comercial a nivel mundial. La agricultura seguida de la domesticación dio origen a la producción de hortalizas como sustento en la alimentación de la familia.

Desde épocas antiguas e incluso en la actualidad se sigue realizando este tipo de actividades en casa tanto en zonas rurales como urbanas.  Sin embargo fue gracias a la ciencia y la tecnología que la agricultura dio un gran giro inesperado a nivel mundial, donde surge lo que hoy se conoce como horticultura, definido como la ciencia y los negocios destinados a la producción de hortalizas.

Gracias a esta nueva ciencia la producción de hortalizas creció exponencialmente puesto que comenzó a hacerse uso de maquinarias y herramientas renovadas que facilitaban el desarrollo de los cultivos. Por lo contrario cuando un productor no contaba con el dinero suficiente para hacer uso de estos recursos, no tenía otra opción más que crear nuevas técnicas de apoyo para seguir produciendo grandes cantidades de hortalizas.

Cultivo de tomate envarado
Hortaliza envarada (cultivo de tomate)

 

Entre las herramientas que se crearon por necesidad de los agricultores fue la malla espaldera o malla soporte, ya que esta funciona como un soporte para grandes cantidades de cultivos y permite que cada planta reciba una mejor iluminación y ventilación favoreciendo las condiciones de crecimiento y desarrollo tanto de la planta como de su fruto. Al contar con un envarado de hortalizas los agricultores evitaban el contacto de flores, ramas, hojas e incluso frutos con el suelo, pues este representa un gran peligro para el contagio de fitopatogenos que se generan con la humedad de la tierra. Además, una hortaliza envarada hace posible que en caso de que la planta presente algún tipo de plaga, la separación entre cada planta facilita la aplicación de pesticidas y plaguicidas.

 

Muchas hortalizas requieren de un tutoreo especial puesto que algunas son rastreras como es el caso del melón, pepino o simplemente cuando estás crecen y comienza a desarrollarse el fruto por el mismo peso de este tiende a erguirse la planta. En el caso de las hortalizas de crecimiento rastrero conocidas como cucurbitáceas la aplicación de la malla para tutorar es efectiva pues la planta la reconoce como sostén y se amarra por si sola con los zarcillos que esta presenta. Es importante recalcar que dependiendo de la estructura y crecimiento que presenta la planta es el tipo de tutoreo que se le debe aplicar, sin embargo, según estudios, la HORTOMALLA es eficaz para una amplia gama de hortalizas como son los chiles, pimientos, chayotes, tomates y melones reduciendo costos en los materiales de tutoreo especializado.

Cultivos de chile envarados
Hortaliza envarada (cultivo de chile).
Melón con espaldera
Cultivo de melón envarado.
Malla espaldera puesta en tomate
Hortaliza envarada con malla espaldera

 

 

 

 

 

 

 

 

Un huerto que cuenta con una hortaliza envarada se vuelve más productivo ya que disminuye el espacio que ocupa cada planta, reduce la presencia de fitopatógenos, aumenta la calidad del fruto y facilita el desarrollo de nuestras hortalizas por las condiciones que esta red le brinda.

Hortaliza: Tomate envarado
Hortaliza envarada en campo abierto.